Todas las toallas no son sostenibles

Todas las toallas no son sostenibles

Todas las toallas no son sostenibles

Se puede llegar a creer que la toalla que se tiene en casa es sostenible. El simple hecho de estar fabricada con algodón orgánico, y proceder de una planta, nos lo hace pensar. Pero no. No, todas las toallas son sostenibles.

Nada de eso es correcto, para saber si es sostenible, debes tener en cuenta que la respuesta a ¿todas las toallas son sostenibles? está en saber cuáles han sido los procesos por los cuales la fibra ha sido sometida. Es decir, para que la toalla sea sostenible, el algodón debe de cumplir con estándares internacionales en todas sus fases de cultivo y cosecha.

Actualmente nos encontramos en tiempos de cambio en nuestro ecosistema. Por ello, desde Textiles El Delfín, hemos llevado a cabo nuestros productos Textilife recycled.

En Textiles El Delfín, tenemos una cantidad de productos que dividimos según sean Ecocotton y Ecopolycott, según la fabricación y la obtención del algodón.

Nuestros productos Textilife recycled ECOCOTTON están fabricados con la mezcla del algodón convencional virgen BCI y el algodón reciclado 100% preconsumer, obtenido de retales de textiles sobrantes. En este proceso tenemos un ahorro importante respecto del algodón puro 100% convencional, al elaborarlo junto al algodón reciclado 100%.

 

Toalla Ecocotton

 

Nuestros productos Textilife recycled ECOPOLYCOTT están fabricados con la mezcla del algodón reciclado 100% postconsumer. Este se obtiene de retales de textiles y fibras de poliéster, provenientes del reciclado del plástico de botellas pet. Por cada Kg de hilado se reciclan 65 botellas de 1,5 litros. En este proceso tenemos un ahorro total respecto algodón puro 100% convencional virgen BCI. El algodón se recicla en su totalidad, sin mezcla con algodón virgen. Su mezcla es en pequeña proporción con fibras de poliéster reciclado en todo el producto.

 

Toalla Ecopolycot

 

Si fabricamos y consumimos toallas sostenibles, cuidamos el medioambiente a través de los suelos que se agotan y se maltratan tan a menudo. Gracias al algodón orgánico, el ecosistema se mantiene saludable, conservando el agua dulce, la flora y la fauna. De esta manera se eliminan los pesticidas, insecticidas, y herbicidas.